Usando GPSCuando se habla de tecnología y montaña podemos encontrarnos con dos posturas enfrentadas: la de aquéllos que apuestan por la tecnología con los ojos cerrados y de cabeza y la de aquéllos que prefieren “ir como siempre” a la montaña y no confiar demasiado en esas “nuevas” herramientas o utilidades que ofrece la tecnología. Sin embargo, pocas son las personas que no se han sumado a mejorar su seguridad (¡y su confort!) con ropa térmica, chaquetas con membrana cortavientos, botas más calientes o más ligeras y, por supuesto, también “aparatos”: primero fueron los equipos de radiocomunicación y los ARVA´s, también el teléfono móvil “sin extras”, los GPS y ahora los teléfonos que nos superan a todos en capacidades  (¡aunque no en sentido común!): los Smartphone. Por suerte, la mayoría de los excursionistas y montañeros estamos en un punto intermedio entre estos dos extremos, y sí nos sumamos a las nuevas opciones, aunque con atención y prudencia. Así como un GPS no substituye en ningún caso a un mapa en papel y su brújula (aunque sí lo puede complementar), las utilidades de las que puede disponer un teléfono inteligente no deberían substituir ningún otro material que llevemos en la mochila, ni tampoco simplificar nuestro razonamiento: la tecnología se puede romper, se puede “colgar”, se le acaban las baterías y hasta se puede equivocar, así que ¡tecnología sí, pero con cabeza!. De las utilidades que podemos encontrar en esa caja de sorpresas que es nuestro teléfono móvil con conexión de datos vamos a repasar algunas de manera genérica, sin entrar de momento en qué aplicaciones cumplen mejor una determinada función:

brujula     Brújula: aplicaciones para orientarse. Basadas en el sensor magnético del teléfono, pueden ayudarnos a orientar el mapa en caso de que no llevemos una brújula, algo que no debería faltar nunca en nuestra mochila, junto al mapa.
track_orux     Mapa + brújula (+GPS senderista): aplicaciones para geoposicionarse. Permiten conocer las coordenadas donde nos encontramos, basadas en el sensor GPS del teléfono. Las más sencillas nos darán coordenadas y altitud de nuestra posición, las más avanzadas nos permitirán grabar un track de nuestro recorrido, compartirlo en redes sociales, visualizarlo sobre un mapa de la zona (algunas incluso sin conexión de datos activa, si hemos tenido la prudencia de descargar el mapa de la zona antes de salir de casa).
Teléfono + mapa + brújula (+ GPS senderista): aplicaciones de seguimiento y aviso para terceros: permiten (siempre que haya conexión de datos) que una persona desde un ordenador con internet vaya viendo nuestra posición cada cierto tiempo, y por lo tanto sepa dónde estamos y a qué velocidad nos movemos, o incluso si no nos movemos…
aludes ARVA (Appareil de Recherche de Victimes d´Avalanches) para rescate en aludes: aplicaciones que hacen funcionar el teléfono como ARVA. Estas aplicaciones de momento están siendo valoradas negativamente por los expertos, aunque no sabemos si con el tiempo se lograrán aplicaciones realmente equivalentes con los ARVA tradicionales o es la propia tecnología del teléfono la que impedirá llegar a ese punto. Por lo que leemos, y visto que nuestra vida puede depender de esta funcionalidad, no los recomendamos, aunque conviene estar atentos a la evolución.
WIKILOC Libro + mapas: aplicaciones para encontrar rutas y descripciones, o para compartir las rutas que hacemos (red social).
pulsometro-para-smartphone Pulsómetro+GPS: aplicaciones de entrenamiento, para contar nuestros kilómetros andados, o cualquier cosa que queramos medir sobre la actividad física. La mayoría funcionan también como red social.
app_eltiempodeAEMET     Consulta parte AEMET + tiempo real: aplicaciones para avisos de tormentas. Quizás estas son las únicas aplicaciones que no pueden ser substituibles por otro material. Consultar una previsión meteorológica de montaña para el momento de la excursión siempre será consultar una predicción (algo que sin duda bebemos hacer), mientras que estas aplicaciones lo que nos muestran son datos de observación (información sobre lo que de verdad está ocurriendo). Eso sí, necesitan cobertura de datos 3G y su utilidad está ligada al momento presente, con un margen de un par de horas de antelación, no más.
h Formación en primeros auxilios: aplicaciones sobre primeros auxilios. No debemos pensar que una aplicación nos puede convertir en médicos, pero si tenemos una formación en primeros auxilios (que todos, montañeros y no montañeros, deberíamos acreditar) quizás estas aplicaciones pueden refrescarnos los protocolos y maneras de actuar.
App_pios Guías de interpretación del entorno y el medio natural: aplicaciones sobre flora, fauna, geología, etc... Existen multitud de aplicaciones que nos permiten interpretar lo que vemos, desde opciones de realidad aumentada para conocer los picos que estamos viendo a guías de árboles, guías para reconocer pájaros a través de su canto,  guías sobre las constelaciones en el cielo nocturno…
linterna Linterna: aplicaciones que hacen funcionar nuestro móvil como una linterna.  Aunque siempre debería haber una en nuestra mochila, si nos la hemos olvidado o para una situación puntual y de emergencia hay aplicaciones que permiten utilizar el LED de nuestro teléfono como linterna, aunque mucha atención al consumo de batería.

 

Por supuesto, si pretendemos utilizar una o varias de esas aplicaciones, así como si somos de los que necesitamos estar pendientes del teléfono a todas horas, y ni en la montaña dejamos de comunicarnos a través de él, deberemos llevar baterías de repuesto o más operativo un cargador portátil o batería externa (los hay universales, para una o varias cargas y bastante económicos). Pues al gasto habitual del teléfono deberá sumarse el gasto de energía que consuman las aplicaciones que utilicemos y el propio gasto añadido que el teléfono realiza cuando está en zonas donde va perdiendo la cobertura (como es habitual en montaña) e intenta buscarla. Aunque si queréis leer nuestra mejor recomendación sobre el teléfono móvil os la vamos a decir: el teléfono, como todo el material de emergencia: siempre con nosotros por si acaso. Bien a mano en la mochila o en un bolsillo, en modo avión y con todas las aplicaciones que creas necesitar cargadas y testadas, pero a la montaña vamos a disfrutar de la montaña, podemos dejar para el regreso el afán comunicativo, que además de entorpecernos las vistas, ¡nos consume batería y tiempo! Y si algo no sale bien, el teléfono te servirá para llamar al 112, ¡no lo olvidéis!

112

Comments

Comments are closed.