Alta montaña y rescates. GREIM.

GREIM

Entre los años 2010 – 2017, las Unidades de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil de Aragón realizaron 3.041 rescates en montaña, auxiliando a 5.355 personas. Alta montaña y rescates están claramente relacionados: el 23% de estos rescates se llevaron a cabo en actividades consideradas de alta montaña.

En el concepto “alta montaña” se agrupan una serie de actividades deportivas en montaña que requieren de experiencia y formación. En muchas ocasiones exigen también habilidades en el manejo de material técnico específico (piolet y crampones, cuerdas,..).

En concreto, la alta montaña es la segunda actividad que mayor porcentaje de rescates acumula. Por delante está el senderismo, con el 32% de los rescates. Por detrás, el barranquismo, con el 17% de los rescates.

Accidentes y rescates no son lo mismo: hay un número desconocido de accidentes (e incidentes) que no terminan en un rescate, y también existe un número, seguramente pequeño pero desconocido, de “rescates de fortuna” que los realizan los propios montañeros acompañantes y en los que la Guardia Civil no interviene.

Del trabajo de análisis de la información recogida  por los grupos de rescate se extrae la siguiente información, plasmada en gráficos para su mejor comprensión.

Alta montaña y rescates: los datos analizados

Entre enero de 2010 y diciembre de 2017 la Guardia Civil realizó en Aragón 3.041 rescates, auxiliando a 5.355 personas. En el 23% de los casos el grupo rescatado estaba practicando actividades de alta montaña, que agrupa las actividades de escaladas en alta montaña, escaladas en crestas y la progresión por terreno abrupto.

Para realizar este análisis se ha aplicado un filtro a la muestra original, aislando aquellos rescates que se produjeron en el Pirineo entre el 15 de junio y el 30 de septiembre de cada año.

La muestra analizada se compone, tras este filtro, de 520 rescates y 861 rescatados, con la siguiente distribución anual:

Alta montaña y rescates en Pirineo. Junio-octubre de 2010 a 2017. Datos GREIM

Se aplicó ese filtro con el objetivo de aislar geográfica y temporalmente la muestra. Al hacerlo se buscaba acotar un tiempo/lugar donde se sabe que existe una importante frecuentación de practicantes y que estos se encuentran en condiciones similares.

Han quedado fuera de este análisis aquéllos rescates que también practicaban alta montaña en Aragón, pero lo hacían fuera del Pirineo o en otro momento que no fuera el periodo analizado.

Algunos datos de los rescates en alta montaña

De los 520 rescates analizados, se muestra a continuación aquella información sobre el grupo al que rescata que resulta más relevante.

Causa del accidente: los tropiezos y caídas suponen el 60%, los problemas en la toma de decisiones el 31% y los problemas técnicos el 7%.

Los rescates producidos por problemas en la toma de decisiones son relativamente bajos (lejos del 45% presente en el senderismo).

  Alta montaña. Rescates según la causa del accidente. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Tipo de víctima de cada rescate: sólo el 22% de los rescates se realizan a personas o grupos donde todos están ilesos.

El porcentaje de grupos que necesitan ser rescatados por una falta de autonomía personal es relativamente bajo, lejos del 34% que presenta los rescates en actividad senderista.

Sin embargo, el objetivo sigue siendo conseguir que este porcentaje tienda a mínimos.

  Alta montaña. Rescates según el tipo de víctima. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Condiciones meteorológicas: En el 75% de los casos, el accidente o incidente que provoca el rescates se produjo en condiciones meteorológicas no adversas (despejado y nublado sin precipitación).   Alta montaña. Rescates según condiciones meteorológicas. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Momento del rescate: el 64% de los rescates se producen cuando los practicantes estaban en el tramo de descenso de la actividad. En estas actividades de alta exigencia física y técnica, el cansancio acumulado durante la actividad puede provocar un menor grado de atención y una peor capacidad de respuesta en los tramos finales de la misma.   Alta montaña. Rescates según el momento del rescate. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Tamaño el grupo practicante: el montañero solitario recibe el 12% de los rescates y los grupos de dos personas acumulan otro 38%.

Debemos tener en cuenta que los grupos de dos son muy habituales en este tipo de actividades en las que dos personas pueden funcionar de manera más rápida que otros grupos de mayor tamaño, reduciendo con ello su tiempo de exposición. Se trata de actividades de compromiso medio y alto, cosa que añade a estos rescates una gran vulnerabilidad del rescatado.

Los grupos organizados suponen el 8%.

Alta montaña. Rescates según el tamaño del grupo. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM

Algunos datos de los rescatados en alta montaña

De los 861 rescatados en alta montaña analizados, estas son algunas de las informaciones que se pueden extraer.

Tipo de víctima: el 50% de los rescatados son personas ilesas, un 46% son heridos y el 4% restante fallecidos. Alta montaña. Rescatados según el tipo de víctima. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Procedencia: la procedencia más destacada es Cataluña (26%), y de manera bastante menos definida Aragón (14%) y Francia (13%). Alta montaña. Rescatados según procedencia. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Edad: exceptuando los extremos (< de 18 años y > de 61 años) el resto de rangos de edad acumulan porcentajes similares, entre el 17 y el 22%. Alta montaña. Rescatados según edad. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Tipo de víctima según la edad: se aprecia que a medida que aumenta la edad el porcentaje de ilesos disminuye (pasando del 76% en menores de 18 años al 35% en mayores de 60 años)

De manera inversa, aumenta la proporción de fallecidos a medida que aumenta la edad, pasando del 1% en menores de 18 años a un preocupante 11% en mayores de 60 años.

Atención en este caso a una posible distorsión de los valores porcentuales por un tamaño de muestra más pequeño (> 60 años suponen el 10% de la muestra).

Alta montaña. Rescatados según edad y tipo de víctima. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Género: se rescata un 75% de hombres y un 25% de mujeres.   Alta montaña. Rescatados según género. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
Equipo: el 34% de los rescatados presentaban un equipo insuficiente, el otro 66% llevaban equipo suficiente.

Ello indica que la ausencia de equipo suficiente no puede ser el principal precursor del rescate.

Sin embargo, al tratarse de actividades técnicas y de importante compromiso, resulta preocupante también este 34% de montañeros “mal equipados”.

  Alta montaña. Rescatados según el equipo. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM
 

Lesión: el 38% de los rescatados están ilesos y un 12% presentan “lesiones por actividad” (hipotermias, insolaciones, agotamientos y deshidrataciones).

El 50% restante tienen algún tipo de lesión: fracturas, esguinces, contusiones.

  Alta montaña. Rescatados según la lesión. 15/6 -30/9 de 2010 a 2017. Datos GREIM

En resumen…

En actividades en alta montaña, como en el resto de actividades, se dan sinergias y raramente hay una causa de accidente única. Ejemplo: No recopilamos información sobre el estado actual de una ruta de alta montaña. Encontramos más nieve de la esperada y no todos los participantes saben manejarse con la soltura necesaria con piolet y crampones. Hay dos que además se han dejado guantes y el gorro. Con frío y falta de habilidades vamos lentos y los horarios se alargan. Nos cansamos demasiado. A última hora de la tarde alguien tropieza y se lesiona, todavía lejos del coche. Mal equipados, en la espera: hipotermia. Se da mal el aviso y tarde, por lo que el rescate se demora.

A pesar de las sinergias, la información aportada por la Guardia Civil ya nos confirma unas pautas:

  • Hay que planificar bien la actividad para asegurarnos de que no nos faltará el material técnico necesario.
  • Deberemos ser sinceros en la formación técnica y experiencia de todo el grupo: la capacidad del conjunto estará condicionada por la capacidad del menos experto.
  • Las actividades de alta montaña son siempre físicamente exigentes: deberemos estar en forma y atentos a nuestra progresión: muchos tropiezos y caídas son fruto del cansancio. A veces la decisión más acertada es darse la vuelta antes de llegar al cansancio extremo.
  • Ante la duda: optar por un plan B, menos exigente, o contar con los servicios de los guías de montaña.

Pero, de entre los practicantes, ¿a quién se rescata más?

Si hablamos de alta montaña y rescates, con los datos de los que se dispone, hasta aquí podemos llegar. No existen en Aragón datos estadísticos sobre cuántas personas practican actividades de alta montaña. Disponer de esta información es imprescindible si se quiere dar el siguiente paso: detectar, si existe, un perfil del practicante que tiende a ser rescatado con mayor frecuencia que presencia presenta.

La creación del Observatorio de Montaña en Aragón sin duda permitirá articular un sistema que recoja estos datos y realizar un análisis comparativo. Pero hasta que se disponga de esta información, seguiremos aprendiendo de observar los datos del Servicio de Montaña de la Guardia Civil.

Servicio de Montaña de la Guardia CivilMontaña Segura agradece al Servicio de Montaña de la Guardia Civil su implicación y trabajo para elaborar este estudio.