Raquetas de nieve y seguridadLas raquetas de nieve permiten caminar por la nieve con mucha más comodidad que únicamente con las botas. Un paseo por nieve que a pie resulta impensable o agotador, con raquetas es un regalo. Además son baratas, pesan poco, se colocan en cualquier bota, no hace falta aprender…

Las raquetas han permitido la popularización del excursionismo invernal, con todo lo bueno y con todos los riegos. Unos riesgos que pasan desapercibidos hasta para los expertos. Pero con atención y planificación son posibles grandes y pequeñas excursiones de raquetas de nieve con seguridad.

Los riesgos

¿Cuáles son los riesgos para poder evitarlos o minimizarlos? Las raquetas de nieve no son peligrosas en sí mismas. Pocos son los riesgos que provienen de su manejo. Los riesgos son los propios de la montaña invernal. Y las raquetas de nieve son un medio de desplazamiento que puede transportar a un grupo a un entorno de alta montaña invernal.

En pocos minutos un grupo excursionista pasa de estar en una carretera (o en el entorno controlado de una estación de esquí) a situarse en un paraje aislado, con pendientes heladas, riesgo de aludes, climatología invernal, falta de visibilidad, tiempo cambiante, sin cobertura, sin equipamiento técnico o sin formación específica para su manejo… Y para llegar a esta situación estas personas sólo han invertido algo de fatiga caminando un poco por unos sitios preciosos.

Los recorridos con raquetas de nieve

Podemos diferenciar dos tipos de actividad con las raquetas de nieve:

  • El paseo por una zona controlada. La traza está hecha, las pendientes suaves, la orientación nunca es un problema, el riego de aludes no es relevante, se puede interrumpir el paseo en cualquier momento, un cambio de tiempo puede ser molesto pero no peligroso, en caso de percance será fácil pedir ayuda y localizar al accidentado, el agotamiento o la hipotermia no se contemplan… Es el caso de las pistas para raquetas de las estaciones de esquí, de las inmediaciones de un pueblo de una sierra… En ese caso con una pequeña mochila para guardar ropa de abrigo, un tentempié y el teléfono móvil, puede ser suficiente. Pero ¡ojo de no salirse de este entorno!
  • La excursión con raquetas. Es ir a la montaña utilizando las raquetas para caminar en algún tramo del recorrido. Y los riesgos son los mismos que para otras actividades de montaña invernal. Esto obliga a que si queremos hacer excursiones de raquetas de nieve con seguridad habrá que:

Cartografía ATES, una herramienta de prevención

Raquetas de nieve en grupoDebemos ser muy consciente de que el riesgo de aludes es un tema que también afecta a las actividades con raquetas de nieve: toda actividad en montaña nevada exige conocer y ser capaz de estudiar y valorar la estabilidad del manto nivoso y el tipo de terreno por el que nos movemos. Una gran herramienta es la Clasificación del Terreno de aludes o herramienta ATES, una cartografía que permite evaluar el grado de exposición de nuestro recorrido invernal en función de las variables del terreno y el grado de estabilidad de la nieve.

En Aragón existe cartografía ATES para la zona del macizo del Aneto (refugios de La Renclusa y Cap de Llauset), macizo de Infiernos (refugios de Respomuso, Ibones de Bachimaña y Casa de Piedra) y Valle del Aragón.

Actuando con atención: la correcta gestión del riesgo

Una vez en la actividad, y para adaptar tu toma de decisiones a una actividad segura, deberás permanecer atento a:

  1. Elección del recorrido y del trazado: una vez sobre el terreno habrá que buscar el trazado que sea más cómodo y seguro para la progresión en raquetas, evaluando pendientes, condiciones de la nieve y riesgo de aludes.
  2. Adecuación de la experiencia del grupo a la actividad: debemos ser honestos cuando valoremos la experiencia, forma física, habilidades en el manejo del material propio de la montaña invernal, etc…de la totalidad del grupo, y adaptar la actividad al perfil de las personas menos preparadas.
  3. Atención a la meteorología y sus cambios: aunque antes de salir de casa hayamos consultado la previsión, hay que evaluar si esta se va cumpliendo y que no suponga un riesgo añadido.