En un post anterior hablábamos de cómo aprender a leer el tiempo en las nubes durante nuestras excursiones para evitar sorpresas y poder planificar nuestras actividades con seguridad y tomar decisiones acertadas llegado el momento.

En esta segunda entrada hablamos de las nubes bajas y de las amenazadoras nubes de tormenta:


NUBES BAJAS

Son aquellas que ocupan posiciones bajas, cerca de la superficie terrestre y por debajo de los 2 km de altitud. Formadas por gotitas de agua, pueden contener cristales de hielo y nieve en las épocas del año de mayor frío.

  • Stratocumulus (Sc) o estratocúmulos:

Stratocumulus

Estratocumulus

Banco, sábana o capa de nubes grises o blanquecinas que a menudo alcanza una gran extensión. Presentan el aspecto de un mar de nubes revuelto, formado por formas globulares apelotonadas. Están asociadas a la retención de nubosidad en algunas vertientes de cordilleras montañosas.

Dan lugar a lluvias débiles, lloviznas o nieve granular. Su aparición combinada con cumulus y cirrus en altura se asocia a los días posteriores a la entrada de un frente frío, de norte en Pirineos, que en ocasiones ha dejado nevadas importantes a partir de la segunda quincena de agosto en el pirineo central.

  • Stratus (St) o estratos:

Stratus

Estratos

Capa de nubes de color gris y base uniforme. Su espesor es pequeño en comparación con la extensión que alcanzan en la horizontal. Un caso particular de estratos serían las nieblas, cuya base coincide con la superficie terrestre.

Su presencia es un claro indicador de estabilidad atmosférica, aunque algunos autores sugieren que a veces dan lugar a lloviznas, nunca a lluvias, en cuyo caso se trataría de nimboestratos.

 

NUBES DE DESARROLLO VERTICAL

Como su propio nombre indica, esta familia de nubes evoluciona creciendo principalmente en la vertical, de abajo a arriba. Su mayor o menor crecimiento viene definido por el grado de inestabilidad atmosférica y por el empuje de los ascensos de aire (convección), favorecidos por el calor (principalmente al mediodía).

  • Cumulus (Cu) o cúmulos:

Son nubes que aparecen aisladas, suelen ser densas y de contornos bien definidos, presentando en su parte superior protuberancias que les da aspecto de coliflor. La blancura inmaculada de su parte alta (siempre y cuando esté iluminada por el sol) contrasta con su base oscura. Acostumbran a formarse antes en las vertientes este o sudeste, que se recalienta más rápidamente al estar orientadas al sol. Su base, en verano y con tiempo estable, se sitúa entre los 3.000 y 3.500 m, y alrededor de los 2.000 o menos cuando el tiempo empeora o es inestable. En función del desarrollo vertical y tamaño que alcancen, podemos identificar 3 especies de cúmulos: humilis, mediocris y congestus.

Cumulus humilis: son de pequeño tamaño y blancura total, las típicas ‘nubes de algodón’. Si las observamos durante una jornada de al mediodía podemos estar tranquilos, se asocian normalmente a tiempo estable y seco, son las nubes de buen tiempo. La nubosidad no crece ya que la masa de aire en superficie no aporta demasiada humedad y las temperaturas en altura son relativamente altas.

Cumulus mediocris: de tamaño intermedio y base oscura, si las previsiones indicaban tiempo inestable y por la mañana observamos ya nubes de desarrollo vertical que van creciendo con el paso de los minutos son señal clara de mal tiempo. Significa que en capas altas de la atmósfera hay aire frío, causante de la formación de nubosidad a primeras horas. A media mañana o mediodía estos cumulus se habrán transformado en cumulus congestus, y a primera hora de la tarde la tormenta nos sorprenderá en la montaña.

Cumulus-humilis

Cu humillis

Cumulus humillis y mediocris

Cu humillis (centro de la imagen) y mediocris

Cumulus congestus

Cu congestus

Cumulus congestus: son grandes cúmulos. Indican un empeoramiento del tiempo a muy corto plazo. Es la nube previa a la formación de una tormenta. Pueden llegar a producir precipitaciones abundantes sobre todo si se mantienen inmóviles. La intensidad de las precipitaciones vendrá determinada por la aportación continua de aire húmedo (y por tanto cálido) procedente de capas bajas. En zonas marítimas, con aporte extra de humedad, pueden dejar lluvias muy intensas sin llegar a desarrollarse como cumulonimbus.

  • Cumulonimbus (Cb) o cumulonimbos:

Cumulonimus

Cumulonimbo

Se trata de estructuras nubosas gigantestas, densas y con desarrollo vertical  muy importante (su tope puede superar el nivel de la troposfera, unos 20km). Ya no tiene forma de coliflor, sino de montaña con imponentes torreones. La parte superior está total o parcialmente aplanada, adoptando a menudo la forma de un yunque (debido a los vientos dominantes en altura). Su base es oscura, de aspecto sombrío y amenazador. Proceden de la formación de un cumulus congestus y puede ser difícil diferenciar unos de otros sobre todo cuando aún no se ha creado el yunque superior típico.

Es la nube de tormenta, suelen ir acompañadas de aparato eléctrico. Por debajo de ellas aparecen nubes desgarradas y precipitaciones y chubascos intensos, en forma de lluvia o acompañados de granizo.

 

OTRAS NUBES

Arreboles:
arreboles

Arreboles

Se llaman así a las tonalidades anaranjadas o rojizas, muy vistosas, que se dan en nubes como los estratocúmulos cuando el sol se coloca a escasos grados sobre el horizonte o por debajo de este. Esto ocurre al amanecer o atardecer, y se produce por un efecto de reflexión de la luz. En general nos están indicando que un frente se aleja, mejorando el tiempo en las horas inmediatas. No obstante en cotas altas el viento puede soplar con rachas moderadas o incluso fuertes.

Los arreboles pueden aparecer con diferentes nubes, por lo que deberemos tener en cuenta su origen para saber si mejora o empeora el tiempo. Si se observan tras el paso de un frente, mejorará. También pueden estar asociadas a restos de tormentas (restos de los yunques). Si la nubosidad precede a un teórico periodo de tiempo estable es posible el empeoramiento paulatino, ya que en este caso indican la proximidad de un frente.

BIBLIOGRAFÍA:

PONS, JORDI: Tiempo y clima en montaña. Manual práctico de meteorología. Ediciones Desnivel S.L. Madrid, 2008. ISBN: 978-84-9829-140-7

Nubes en Ruta, Revista digital Avión y Piloto, nº 14. Disponible en divulgameteo.es.
http://www.divulgameteo.es/uploads/Nubes-ruta-II.pdf

Banco de imágenes y sonidos. Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado. http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/

Flickr – Galerías públicas con licencias Creative Common https://www.flickr.com

Archivo PRAMES
http://wwww.fotoprames.com