Tormentas de evoluciónQué son las tormentas de evolución

Hablamos de tormentas cuando existe una perturbación atmosférica violenta acompañada de aparato eléctrico, viento fuerte, lluvia, nieve o granizo. Generalmente de corta duración. En las zonas montañosas son un fenómeno habitual y pueden poner en peligro la integridad de las personas que se encuentren en medio de una de ellas.

  • Con una previsión meteorológica que indique probabilidad de precipitación por la entrada de un frente, este puede entrar a cualquier hora del día y podrá llover durante horas.
  • Con una previsión meteorológica que indique probabilidad de precipitación por tormentas de evolución. Las más violentas y habituales en verano.

Planifica tu actividad: consulta la meteorología

Es imposible predecir exactamente dónde, a qué hora y de qué intensidad se va a producir una tormenta, pero sí se cuenta con una predicción bastante aproximada y fiable. Es nuestra responsabilidad consultarla y tenerla en cuenta. Debemos recordar que la predicción meteorológica es eso, una predicción y no una certeza. Pero debemos consultarla y estar prevenidos para evitar problemas en nuestra actividad.

Las tormentas de verano suelen producirse a partir de mediodía, por la tarde o al final del día. Pueden ser muy intensas pero también muy locales, y suelen durar poco tiempo pero provocar grandes daños o problemas (rayos, granizo, aumento de caudales).

Avisos meteorológicos

Una de las grandes utilidades que da la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) son los avisos meteorológicos. Esta agencia emite información actualizada sobre los fenómenos atmosféricos adversos que puedan afectar a España hasta un plazo máximo de 72 horas. Todo montañero, senderista o barranquista debería consultarla antes de iniciar su actividad, puesto que un importante número de los problemas y rescates en montaña se deben a no haber hecho una correcta valoración de las condiciones meteorológicas y/o no ser capaz de responder correctamente a esas condiciones meteorológicas una vez estamos en el medio.

Como los avisos meteorológicos por tormentas se repiten mucho en un corto periodo de tiempo (en verano y en zonas de montaña), los montañeros y senderistas tendemos a pensar que «no es para tanto», y nos relajamos. Puede ser un gran error «seguir el plan» como si no pasara nada porque amanezca despejado, y a lo que nos damos cuenta estamos en el peor sitio, sin resguardo y en el peor momento, con la tormenta encima.

Por ello, queremos insistir en lo importante que resulta dedicar un tiempo a leer y valorar la previsión meteorológica, así como revisar si existe algún aviso meteorológico para la fecha y lugar de nuestra actividad y estudiarlo a conciencia.

Existen distintos niveles de aviso, desde el verde (sin riesgo), amarillo, naranja o rojo.

Cuadro alertas meteo colores AEMET

La mejor herramienta: aprender a leer las nubes y estar prevenidos y atentos

Observar y saber interpretar las nubes pueden puede ser de gran utilidad para adelantar acontecimientos.

En tormentas de evolución nos interesará estar muy atentos a las nubes de desarrollo vertical: los cumulus. Esta familia de nubes evoluciona creciendo principalmente en la vertical, de abajo a arriba. Su crecimiento viene definido por el grado de inestabilidad atmosférica y por el empuje de los ascensos de aire (convección), favorecidos por el calor (principalmente al mediodía).

Aunque parezca paradójico, las tormentas de evolución suelen empezar con un cielo limpio a primera hora de la mañana, algo que muchos montañeros y senderistas suelen interpretar como un «ya se han equivocado los predictores meteorológicos…».  Sin embargo, si amanece despejado por la mañana pero hay predicción por tormentas no debemos engañarnos: todo puede suceder y será nuestra responsabilidad mantener la atención al cielo, observar el crecimiento de las nubes y tomar las decisiones más seguras para evitar problemas y accidentes, porque a medida que pasen las horas irán apareciendo distintos tipos de nubes.

Cumulus Humilis Las típicas nubes de algodón, si dan previsión de tormentas, serán las primeras en verse: Cumulus Humilis
Cumulus Mediocris Señal clara de tiempo inestable: Cumulus Mediocris
Cumulus Congestus Cumulus Congestus

Son grandes cúmulos e indican un empeoramiento del tiempo a muy corto plazo. Es la nube previa a la formación de una tormenta y pueden llegar a producir precipitaciones abundantes sobre todo si se mantienen inmóviles.

Cumulonimbus Cumulonimbus

Se trata de estructuras nubosas gigantescas, densas y de gran desarrollo vertical (su tope puede superar el nivel de la troposfera, unos 20km). Tiene forma de montaña con imponentes torreones. La parte superior está total o parcialmente aplanada, adoptando a menudo la forma de un yunque (debido a los vientos dominantes en altura). Su base es oscura, de aspecto sombrío y amenazador.

Es la nube de tormenta, suelen ir acompañadas de aparato eléctrico. Por debajo de ellas aparecen nubes desgarradas y precipitaciones y chubascos intensos, en forma de lluvia o acompañados de granizo.

 

Cómo evitar que las tormentas de evolución sean un problema

Lo más importante para evitar que las tormentas de evolución lleguen a ser un problema es realizar una buena planificación de la actividad, una adecuada elección del material y mantener durante la actividad un comportamiento prudente:

  • Madrugar más de lo habitual para terminar antes la actividad propuesta. O cambiar de plan y realizar una actividad más corta.
  • Evitar actividad en crestas, escalada, vías ferratas... si nos va a ser posible realizarlas antes de la previsión de tormenta.
  • Evitar la actividad barranquista durante el tiempo de las tormentas. Si las tormentas han sido horas o pocos días antes, infórmate para saber el estado del barranco y su caudal. Muchos accidentes mortales en barrancos se podrían haber evitado simplemente mirando las alertas de AEMET.
  • Descartar hacer vivac, menos aún en cimas o zonas de alta montaña y/o aisladas.
  • Si no queda más remedio que dormir al aire libre llevar una tienda de campaña de alta montaña, que sea robusta y tenga una columna de agua elevada para aguantar un buen chaparrón.
  • Si vas a montar tienda elige un lugar alto, que no se inunde fácilmente.
  • Lleva el equipo adecuado, chaqueta y pantalón impermeables, cubre mochilas, el material de la mochila organizado dentro de bolsas, preferiblemente estancas, botas impermeables, ropa caliente (la temperatura cae en picado en medio de una tormenta).
  • Si ves que se acerca la tormenta, desiste del objetivo y date la vuelta. La montaña no se va a mover de allí, ya volverás otro día.
  • Prestar especial atención si vais con niños.

No olvidar que en caso de accidente quizás los grupos de rescate en montaña no puedan llegar hasta que pase la tormenta.. o si salen durante la misma: también tu actitud les está exponiendo a ellos.

Pero si la tormenta ya nos ha atrapado… cómo actuar

Si la tormenta te ha atrapado ya… Actúa de la manera más prudente posible:

  • Cuanto más alto estés, más expuesto estarás a los rayos. Si te encuentras en una cima o en una cresta tu prioridad debe ser bajar lo antes posible.
  • Si notas la electricidad cerca (oyes un zumbido y notas que el pelo se levanta): agáchate y permanece sentado y recogido sobre algún elemento aislante y seco.
  • Aléjate de árboles aislados o que ya han sido tocados por un rayo (se reconocen porque están quemados y/o partidos).
  • Situarse a un mínimo de 2 metros de paredes que nos podrían transmitir electricidad por proximidad.
  • Aconsejan dispersarse y no permanecer en grupo, aunque nunca tanto como para perder el control sobre los compañeros del grupo.
  • Si te refugias en una cueva: intenta que sea grande para poder respetar los 2 metros de distancia entre tu posición y las paredes o el techo.
  • Dentro de un refugio: cerrar bien puertas y ventanas.
  • Escalando: dejar todo el material de metal que no necesites lejos de ti y espera anclado a que pase.
  • En una vía ferrata intenta no seguir enganchado al cable, siempre que al soltarte no te pongas en riesgo de caída.
  • Si estás en un barranco intenta salir del agua. Piensa donde está el escape más cercano, dirígete a él y busca un sitio alto que no tenga riesgos de inundación.
  • Aléjate de los rebaños de ovejas: su pelaje y la electricidad estática que generan pueden atraer los rayos.
  • Si has llegado al coche justo en el momento más fuerte de la tormenta: quédate en el interior con las ventanas cerradas y espera a que afloje para conducir.

Toma de decisiones en corto plazo y basada en la observación meteorológica: webs y app de aviso por tormentas

Si tenemos cobertura de datos durante la actividad, podremos consultar si se acerca o se está formando una tormenta cerca de nosotros. Existen varias app que nos muestran, gracias a un radar, la imagen en tiempo real de cómo y hacia donde se desplazan las masas de aire. Estas webs y apps son configurables y nos pueden mandar alertas si detectan que se acercan nubes hacia nuestra ubicación, a la vez que nos muestran la intensidad de precipitación que conllevan.

Conocer estas masas nos permite hacernos una idea de dónde y cuánto llueve. Pero no te confíes, si no tienes cobertura de datos, estas aplicaciones no funcionan, y en montaña estarás probablemente bastante tiempo sin cobertura. Además, aunque te llegue la alerta, el tiempo disponible para tomar una decisión segura (anular la actividad, ponerte a cubierto) será muy corto.

Algunas de estas webs/apps:

También puedes calcular la distancia a la que está la tormenta y controlar si la tormenta se va acercando o alejando. Para ello, sabiendo que el sonido viaja a una velocidad de 330 m/seg, contar los segundos que transcurren desde que se ve el rayo hasta que se escucha el trueno, y multiplicar por 330 para obtener la distancia en metros.