Federarse en montaña

Federarse en montaña es una opción, no una obligación. Para salir a practicar deporte en el medio natural ninguna ley obliga a estar en posesión de una licencia deportiva, ni tampoco haber suscrito un seguro sanitario o de accidentes.

Sin embargo, salir a la montaña con una licencia federativa significa acercarse y formar parte de la familia montañera, un gran colectivo de personas amantes del senderismo y de los deportes de montaña. Con tu licencia federativa apoyas que el montañismo tenga voy y presencia ante las instituciones, y además podrás disfrutar de las muchas ventajas asociadas a la licencia.

¿Por qué federarse en montaña?

Si queremos contar con un seguro que nos cubra tanto la asistencia sanitaria especializada como los posibles costes de un rescate (allí donde el rescate se cobre) o la responsabilidad civil derivada de los daños que podamos causar a terceros tenemos dos opciones:

  1. Contratar un seguro privado de accidentes
  2. Hacernos con una licencia federativa, que lleva asociada una póliza de seguro

La licencia federativa es un documento que nos acredita como practicante de un deporte y que incluye un seguro específico para la actividad. La cobertura de la póliza asociada (actividades, ámbito geográfico…) variará en función de la modalidad de licencia que hayamos suscrito.

Si en lugar de una licencia preferimos suscribir un seguro de accidentes o de viaje convencional debemos asegurarnos de que ofrece la cobertura necesaria para las actividades que vamos a practicar y en los lugares donde vayamos a realizarlas.

Tipos de licencias y coberturas

Licencia federativa de montaña FAMLas licencias federativas son expedidas por las federaciones de montaña autonómicas. En algunas comunidades ofrecen dos posibilidades al federarse: la tarjeta autonómica o la tarjeta con habilitación FEDME (mismas ventajas y coberturas que la licencia autonómica y algunas más que suma la FEDME, como la posibilidad de puntuar en las competiciones oficiales FEDME o descuentos en los refugios del Tratado de Reciprocidad Internacional de Refugios de Montaña).

Las licencias suele solicitarse a través de uno de los clubes de montaña asociados a la Federación autonómica correspondiente.

Hay distintas modalidades de licencia federativa, en función de la edad del titular, el tipo de actividades cubiertas y el ámbito geográfico en el que se desarrollen. Cubren todo el año natural desde su inicio, pero también pueden solicitarse a partir del verano, sujetas a descuentos.

En Aragón, las modalidades de licencia federativa de Montaña y Escalada se detallan en esta página Web.

 

Correspondencia Mutua de Refugios de Montaña

Logo Correspondencia Mutua de Refugios de MontañaUna de las ventajas que ofrece federarse en montaña son los descuentos en los refugios. En el año 2023 se ha creado la Asociación de Correspondencia Mutua de Refugios, creada por cuatro federaciones de montaña (Aragón, Cataluña, Asturias y Navarra) y a la que se han adherido las federaciones autonómicas que lo han considerado oportuno.

El objetivo de la asociación es crear entre todas las Federaciones adheridas un fondo de compensación y sostenibilidad, que permita disfruta de los descuentos en los refugios a la vez que ayudar a su mantenimiento y mejora. Esta asociación agrupa 39 refugios de montaña en España, en los que se tiene descuento con la tarjeta federativa que lleve el logo de la asociación.

Estos refugios quedan entonces fuera del Tratado de Reciprocidad Internacional de Refugios de Montaña, por lo que las tarjetas que solo incluyan el logo de reciprocidad () no tendrán descuentos en ellos.

Mapa refugios de la Asociación de Correspondencia Mutua de Refugios

En resumen

Tener una licencia federativa aporta un plus de seguridad a nuestras salidas a la montaña. Debemos analizar qué actividades vamos a practicar, en qué ámbito geográfico y altitud (planifica); seleccionar y darnos de alta en la modalidad de tarjeta/licencia que cubra todas nuestras actividades y sus posibles contingencias (equípate), y, por último, conocer y aprovechar sus ventajas, seguir los protocolos previstos en caso de incidencia (actúa).