Saltar la navegación

Piolet y crampones

Utiliza el material técnico siempre que haga falta.
No camines por el glaciar o los neveros sin el piolet en la mano.
Ponte los crampones en cuanto aprecies que van a asegurar mejor tus pasos. Prevee con anterioridad el uso de crampones. Es mejor ponérselos antes de tiempo que tener que calzarse los crampones en una situación precaria, haciendo equilibrios y con peligro de resbalar.

El piolet en la mano

  • Siempre que te desplaces sobre la nieve o el hielo debes llevar el piolet en la mano.
  • Es una herramienta que sirve para autodetener una caída en terrenos de nieve o hielo, para que nos sea útil, hay que conocer su técnica de uso. De otra manera, llevarlo no nos servirá de nada.
  • Cuando en tu ascensión llegues a la nieve, dedica unos minutos a repasar cómo hay que actuar en caso de que se produzca una caída o tropiezo que te precipite pendiente abajo: ¡el piolet puede salvarte la vida!

    Los crampones en las botas

    En el momento en que pienses que caminar con los crampones puestos va a hacer más seguro tu paso, no lo dudes, colócalos en tus botas.

    Asegúrate de que están correctamente colocados y perfectamente ajustados a la bota. No hacerlo puede provocarte una caída o un esguince.

    ¿Y un casco?

    Es casco es cada vez más recomendado para la ascensión al Aneto. Cuando se atraviesa el glaciar, especialmente, se está expuesto a caidas de piedras.

    El calor derrite el permafrost, y cada vez son más las piedras que caen de la Cresta de Enmedio sobre el glaciar.  Cuando la nieve ha desaparecido y solo queda el hielo duro, las piedras no se clavan, sino que rebotan rodando por la pendiente.